Agencias ya sufren por las bajas ventas hacia Estados Unidos